top of page

SAFARI

El Paseo de Robert Walser y Viaje alrededor de mi habitación, la aventura que Xavier de Maistre escribió en 1794 son dos textos de género difícil de clasificar y aparentemente contradictorios entre sí, que pueden asociarse con el trabajo de la fotógrafa Elena Almagro.  Uno puede viajar a la exótica África o llegar a la última estrella de los confines del universo sin salir de entre los muros de una habitación. Cuando se está condenado a habitar entre cuatro paredes la mente puede fugarse al infinito.  Y los paseos  de Walser a lo largo y ancho de una ciudad suiza, con “un estado de ánimo romántico-extravagante” como ejercicio  y disciplina de creación, bien pueden asemejarse a los de Elena por una ciudad que puede ser Madrid o también cualquier otra, y que acaba transformándose en una aventura por selvas y sabanas, por paisajes ignotos por descubrir. Elena Almagro, aunque aparentemente no se mueva de su ciudad, recuerda a aquellas extraordinarias viajeras-escritoras  de finales del XIX y principios del XX que practican el  viaje como una aventura intelectual, como May French Sheldon, que demostró que las mujeres también podían ser intrépidas exploradoras y escalar las cumbres del Kilimanjaro. En su exposición Safari, en la galería CERO de Madrid, Elena escribe un elegante y fantástico diario visual aunque no escale cumbres remotas en el corazón de África. ​ La serie fotográfica navega entre la tensión del documentalismo y la inocencia poética, entre el drama y la comedia, porque contiene un gran sentido del humor. Safari es paisaje, retrato y documento. Safari siente piedad ingenua, bondadosa y sensible por los seres animados e inanimados, a los que dota de un anima, con los que se cruza en su deambular. Puede ser un gorrión, -única pieza enmarcada- que es como el animal fetiche de la exposición, un ladrillo en medio de un solar, o una nube a la que se tiende una trampa entre dos edificios. Xabier de Maistre en su confinamiento descubre que no hay nada mejor que seguir la pista a las ideas “al modo del cazador que persigue la pieza sin seguir un determinado camino".  Aunque la fotógrafa, armada con una cámara con un gran objetivo, no actúa nunca como un cazador agresivo sino más bien como una naturalista silenciosa, observadora y tranquila. La figura del disparo fotográfico y el disparo de un arma sigue flotando como un fantasma romántico desde los inicios del invento, aunque Elena la transforma en un juego de niños aparentemente inocente. Busca la naturaleza apresada entre el asfalto y los adoquines, ejercitando la imaginación como un don liberador, que transforma bicicletas en elefantes, señales en árboles, grúas en una danza de jirafas. Con Safari se rescata la capacidad que tiene nuestro cerebro para organizar el caos del mundo visible, haciendo conexiones neuronales que nos permiten reconocer en los objetos formas humanas y animales cercanos y legibles. Safari es al tiempo un ejercicio de imaginación que nos permite atribuir a personas y animales similitudes con otros seres, hombres pájaro, palomas-águilas, perros-linces. El espectador se puede reconocer en los giros fusiformes que nos ofrece Elena Almagro, y al salir de la sala de exposiciones descubrir  una ciudad llena de sorpresas maravillosas o inquietantes, que habitualmente pasamos por alto.  Leonardo da Vinci recomendaba mirar las nubes o las manchas de humedad de la pared para ejercitar la imaginación, de tal modo que de una cicatriz en la pared podría nacer una manada de caballos salvajes o un cuadro de batallas. Las aventuras no tienen por qué darse en tierras lejanas para serlo. Pueden emprenderse muchos viajes observando alrededor. Con minuciosidad, con ternura.

Premios y Becas

Ganadora XVII Seminario de Fotografía y Periodismo de Albarracin 2017

Seleccionada SCAN Photobooks Festival Internacional de Fotografía SCAN, Tarragona 2016 

Finalista DOCfield Dummy Award 2016

Ganadora Pa-ta-ta Festival Internacional de Fotografía Emergente 2015

Shortlisted Art Photo BCN 2015

Shortlisted Descubrimientos Phe 2015

Shortlisted Alibaba Festival Internacional de Fotografía 2015